La Botella y el Prestige, nada nuevo por aquí

Vamos a retomar el blog, que entre pitos, flautas, clarinetes, gaitas y demás instrumentos de viento uno lo ha estado dejando a un lado. Eso está mal, muy mal, porque somos, básicamente, un servicio público. Y se retoma en unos días especiales, porque todo en Hispanistán es una puñetera fiesta que ríete de Joker en una feria de fertilizantes.

Empiezo con el Prestige. La historia más o menos la conocemos todos. Uno de los peores desastres ecológicos de siempre (top 3 dicen por ahí, aunque en esa lista faltan un par de invitados muy ilustres como Fukushima o el regalito que dejó BP en el Golfo de México).  La parte divertida, al menos a mi juicio, es que nadie hizo nada malo.

El armador lo hizo todo bien, el capitán lo hizo todo bien, las autoridades hispanistanís lo hicieron todo bien… Y, para no variar, la factura la pagamos los españolitos de a pie, qué menos. Los únicos condenados son, a la postre, los ciudadanos de 3 países que vieron sus costas severamente dañadas y la fauna y flora de esas costas. Hala, alegría. A mí llamadme tonto, pero tengo mis pequeñas reservas. En Wikipedia hay un vasto seguimiento del tristemente célebre suceso por si alguno quiere echarle un ojo. Ahí encontrarán datos muy nuestros como que, copio y pego de la misma Wiki, el ministro de Fomento, Álvarez-Cascos, sólo solicitó informes técnicos cinco días después del accidente, cuando ya se había tomado la decisión de abandonar el barco, decisión que tomó por lo tanto basándose en opiniones de altos funcionarios, pero no técnicos. Realmente os animo a leerlo, porque es un puto disparate todo el asunto, digno de un numerito de Gila.

Siguiente asuntillo, la huelga de limpieza de Madrid. Sobre ella voy a ser extremadamente breve. 1º, así se hace una huelga. No trabaja ni Dios hasta que la patronal no ceda. 2º, un esquirol es lo peor que hay en este puto mundo. 3º, tipas como Ana Botella sobran no ya en la política, sino en una sociedad moderna. Y con moderna quiero decir desde Luis XVI.

Voy a dejar el 3er y último asuntillo planteado, pero ya entraremos en él cuando sea menester, para que os vayáis empapando del tema. La historia irá de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana featuring la reforma del Código Penal. Nos va a dar un ataque de risa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en España, Opinión, Política y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s