Reforma, reforma, que yo te aviso

En esta entrada voy a procurar ser escueto. Fin de semana previo a Navidad y, aún por encima, muchas cabezas estarán centradas en “lo de ayer”.

¿Qué es lo de ayer? Pues mira, algo que tiene alterado a todo quisqui y yo no entiendo el motivo. El anteproyecto de la, ojo con el nombre, Ley de Protección de la Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada. Al fin y al cabo el PP lleva repitiendo eones que pretendían cambiar la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. De hecho la enmendaron casi toda cuando fue aprobada por el Congreso en el año 2010, que distó mucho de ser consensuada y varios partidos, no sólo el PP, se mostraron en contra. Dato que suelto por si a alguien le apetece tirar de hemeroteca, para que constate que los populares no están, ni mucho menos, solos. Aún por encima nunca han negado que el modelo de Ley de 1985 era el que pretendían volver a implantar. Total, que no entiendo la sorpresa.

En cambio lo que sí entiendo es el timing, el momento de soltar la bomba. En la jornada del jueves al viernes, 19 y 20 de diciembre, el juez Ruz ordenó un registro que se prolongó durante 14 horas en la sede nacional del Partido Popular. Registro en el que se hallaron nuevas evidencias sobre la caja B del, recordemos, partido que gobierna Hispanistán. Todo el revuelo que debería haber montado este suceso, se perdió en el tiempo como lágrimas en lluvia. No hablamos de cualquier cosa. Hablamos de que, en un país “democrático” (pausa para risas y aplausos), la justicia se ha visto obligada a guardar secreto hasta el último momento —porque las pruebas se evaporarían de lo contrario, si no evaporan al propio juez Ruz con algún proceso ridículo de prevaricación— sobre un registro en la principal sede del partido que, de nuevo, gobierna Hispanistán. Estamos hablando de canela fina de lo sórdido, de lo que debería ser un majo y limpio para la política hispanistaní… Y aquí no pasa nada porque Gallardón, hombre de partido, tenía lista la “distracción”. Una distracción un poco hardcore, pero insisto, que no debía pillar a nadie por sorpresa porque eso sí que prometieron hacerlo.

Ha sido tal la distracción que casi nadie se percató de otra cosilla, pero para eso estoy yo aquí. El aprobado anteproyecto de Ley de Mutuas. En el enlace lo podréis leer con un poco más de profundidad, pero sirva como ejemplo que ahora la mutua va a tener mucho más poder a la hora de decidir a qué currela enfermo se le da el alta desde el primer día de baja. Todo se adereza con que el médico (sí, esos que están en peligro de extinción, sufriendo recortes constantes y con consultas repletas) tiene 5 días hábiles para confirmar o rechazar el informe de la mutua… Y su silencio será positivo.

¿Suficientemente breve?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Corrupción, España, Política y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s