Ganar de cualquier manera

Una ambición desmedida. Ganar, ganar, ganar. Ganar de cualquier manera. Esa y no otra era, ojalá siga siendo, la mejor manera de definir a Michael Schumacher. Escribo desde la trinchera del dolor. Si he idolatrado a alguien ha sido a él, alguien capaz de seguir pilotando en el siglo XXI como se hacía en el XX. Años 70, 80, 90. Donde cada curva se afrontaba como si fuese la última y la carrocería de tu rival era un elemento más de la pista. Es horrible saber que un tipo así está postrado en una cama de hospital, con un negro e incierto pronóstico, por un desgraciado accidente de esquí, mientras se ha jugado la vida cientos de veces a 330 km/h a lo largo y ancho del planeta.

Una vez le preguntaron a Eddie Jordan, su descubridor, sobre lo bueno que era un determinado piloto que estaba despuntando. El señor Jordan contestó que cuando este piloto sólo pueda ganar si un rival no termina la carrera, si tiene las agallas de echarle el coche encima, como haría Schumi, podrían empezar a hablar sobre su nivel.

Aunque ya metió miedo a propios y extraños quedando 3º en su primera temporada completa en la F1 (por encima de Ayrton Senna), la leyenda de Der Kaiser no hacía más que comenzar. 4 temporadas después, con dos campeonatos del mundo a sus espaldas, aceptó un reto titánico: conseguir que Ferrari fuese campeona del mundo tras una sequía que, en aquel momento, se acercaba a los 20 años. Aquí hay que advertir que, contra la creencia popular, en Ferrari nunca han tenido del todo claro cómo fabricar coches competitivos. Todo el aura que envuelve a la escudería italiana data, básicamente, de los años 50. Desde entonces sólo la figura de Michael Schumacher ha aportado luz a lo que debió ser una tiniebla casi perpetua. Tardó en enderezar el rumbo de ese desastroso barco, pero lo hizo a pesar de la directiva. Arrastrando a Maranello a su equipo de confianza de Benetton logró poner orden en ese cachondeo que siempre fue, y ha sido desde su marcha, la Scuderia Ferrari.

Lo suyo con Ferrari fue un Reich. Reich que pudo empezar en 1998, cuando David Coulthard le provocó un accidente en Spa que, a la postre, terminó con sus aspiraciones en ese campeonato. Para cuando esa relación llegó a su fin, 91 victorias (en 250 grandes premios) le contemplaban. Victorias como la de Malasia en el 2001, donde, de estar último, remontó 21 posiciones para alcanzar el 1er puesto bajo un diluvio de proporciones bíblicas. 5 campeonatos del mundo conseguidos vestido de rojo, 6 campeonatos de constructores para los chicos de Montezemolo.

Todos tenemos opinión, pero los números son los que son. Es el mejor piloto de todos los tiempos. Un estudio reciente que recogía toda la historia de la F1 —teniendo en cuenta parámetros como la climatología de cada una de las carreras disputadas, la seguridad de los monoplazas o el impacto del piloto en la competición en cada momento concreto— llegó a la conclusión de que, tras Juan Manuel Fangio —otra leyenda—, Michael Schumacher ha sido el mejor.

Fernando Alonso, con una dilatada e inverosímil trayectoria bocachanclista a sus espaldas, dijo en su momento, cuando en España te insultaban por la calle si llevabas una camiseta roja (ya otro día hablaremos de España, país en el que “la marea” es azul, plateada, naranja, roja y lo que se tercie) que el mérito de la F1 residía en ganar sin estar en Ferrari. Como él mismo ha tenido el gusto de probar, no podía estar más equivocado. El mérito de la F1 es ganar a pesar de estar en Ferrari. Ganar de cualquier manera. Y para eso hay que ser realmente especial.

Sólo necesitas una victoria más, Mike.

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Deporte, Opinión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s