El malo conocido

Esto que vais a leer ha sido traducido y redactado íntegramente por Rodrigo Vivas. Me lo pasó hace ya tiempo, pero hasta hoy no me he sentado con el texto y casi que gracias. Creo que el momento es inmejorable. Tras los atentados de París del 13 de noviembre hemos puesto el punto de mira en los que, hasta el otro día, eran “los rebeldes sirios que luchaban por su libertad, por deshacerse del yugo de Al Assad” y que terminaron siendo los nuevos integrantes del Estado Islámico. Ejecutores, a la postre, de la mayor tragedia acaecida nunca en Francia sin una guerra mediante.

Y digo que este momento es ideal porque siempre es bueno pararse a pensar. Respirar hondo. Ordenar las ideas. Procesar que el que era el diablo, Al Assad, vuelve a ser ese malo conocido (y así hablaba de ese místico hecho en este otro artículo: 300.000 muertos después).

El mundo es un lugar terrible y debemos dejar a un lado las verdades absolutas, las tonterías moralistas que tratan de inculcarnos. Es un tópico, pero cierto: no hay nada blanco o negro. No existen el bien o el mal, sólo la opinión de la mayoría. En ese limbo moral nos encontramos casi siempre. Ahí reside Al Assad.

Sin más preámbulos, os dejo con la historia de César:

Un fotógrafo del ejército sirio que documentó miles de casos de tortura y asesinato en las prisiones de Bashar Al Assad ha hablado por primera vez de las atrocidades que presenció, que han sido descritas como crímenes contra la humanidad, y que han llevado a que se pida que se enjuicie al presidente sirio.

El fotógrafo, identificado solo por su nombre en clave, César, está refugiado en Europa, y teme ser “eliminado” por haber realizado la revelación más grave sobre la violencia perpetrada por el Estado sirio desde que comenzó la revuelta en 2011, según recoge un libro escrito por la periodista francesa Garance Le Caisne, cuyo extracto se publica en el diario The Guardian.

“Jamás había visto nada semejante —afirmó César—. Antes de la revuelta, el régimen torturaba a prisioneros para extraer información. Ahora, para matarlos. Vi las marcas que dejaron velas ardiendo y en una ocasión un hornillo, como para preparar té, que se usaron para quemarle la cara y el pelo a alguien. Algunas personas tenían cortes profundos, a otras les habían sacado los ojos, tenían los dientes rotos, también se les veían las marcas de latigazos dados con los cables que se usan para el coche”.

“Había heridas que estaban llenas de pus, como si no hubieran recibido curas durante mucho tiempo y se hubieran infectado. A veces los cuerpos estaban cubiertos de sangre de aspecto fresco. Se notaba que habían muerto recientemente”.

Las revelaciones de César fueron publicadas por primera vez por el Guardian y la CNN en febrero de 2014, junto con las declaraciones de tres eminentes abogados internacionales que afirmaron que las fotografías, sacadas del país en secreto en unidades de memoria USB antes de que César desertara, mostraban “el asesinato sistemático” de alrededor de 11 000 detenidos en custodia de las fuerzas de seguridad del régimen entre marzo de 2011 y agosto de 2013.

El artículo impulsó peticiones para que los funcionarios sirios fueran investigados por crímenes de guerra. Al Assad respondió posteriormente afirmando que las acusaciones no probaban nada, dado que la publicación y verificación de la historia de César las había financiado Catar, que tenía —y tiene— la determinación de derrocarlo.

Rusia ha utilizado su veto en el consejo de seguridad de la ONU para impedir cualquier investigación al gobierno sirio en la Corte Penal Internacional, así como para frenar la creación de un tribunal específico para Siria. Las acusaciones de crímenes de guerra, sin embargo, continúan. Una operación de tres años para sacar de contrabando del país documentos oficiales ha proporcionado suficientes pruebas para enjuiciar a Al Assad y a otros 24 funcionarios del Estado de alto rango, según una comisión de investigación internacional.

Hace dos semanas, fiscales en París abrieron una investigación preliminar sobre los supuestos crímenes de guerra cometidos por el Gobierno sirio entre 2011 y 2013, el mismo período de tiempo al que se refiere el testimonio de César.

“Al enfrentar estos crímenes que ofenden la conciencia humana, esta burocracia del horror, esta negación de los valores de la humanidad, es nuestra responsabilidad actuar contra la impunidad de los asesinos”, afirmó en una declaración enviada a AFP Laurent Fabius, el Ministro de Exteriores francés.

El momento en el que se producen estas acciones en Francia es significativo porque coincide con llamamientos por parte de Rusia, Irán y varios países europeos a negociar con Al Assad porque solo él es capaz de luchar contra los yihadistas del Estado Islámico. Hace poco el Reino Unido ha suavizado su postura, afirmando que el presidente sirio podría permanecer en un gobierno interino durante seis meses, aunque tendría que ser juzgado de todos modos.

“Los terroristas del Estado Islámico proclaman sus atrocidades en las redes sociales, mientras que el estado sirio esconde sus fechorías en el silencio de sus calabozos —escribió Le Caisne—. Antes de César, nadie con información interna había aportado pruebas de la existencia de la máquina de la muerte siria. Las fotos y los documentos son concluyentes”.

César creía que los servicios de seguridad sirios se sentían “invulnerables”. Al autor le contó lo siguiente: “No pueden imaginarse que un día tendrán que rendir cuentas por sus abusos. Saben que hay grandes Potencias que apoyan al régimen. Y nunca pensaron que estas fotos saldrían de allí y que el mundo entero las vería”.

“De hecho, me pregunto si los jefes del servicio de seguridad no son más estúpidos de lo que creemos. Ocupados como están reprimiendo manifestantes, saqueando, matando, se han olvidado de que sus abusos quedaban documentados. Tomemos el ataque químico en Ghouta (en agosto de 2013, en el que murieron 1400 personas). Los responsables sabían que quedarían pruebas de lo que hicieron y sin embargo dispararon los cohetes igualmente”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Internacional, Opinión, Política, Siria y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s