Titiriteros y otras cuerdas

Reflexión rápida sobre los titiriteros:

1.- El juez es el que tiene los datos y el que decidirá.

2.- Se ha abierto un nuevo frente: que todo lo orquestase el Ayuntamiento de Madrid. Y esto, obviamente, lo tendrá en cuenta el juez.

3.- El argumento de que “el enaltecimiento del terrorismo no afecta a la gente, sino la corrupción” es puñetera demagogia y roza el insulto a la inteligencia. Gente más loca todavía ha arremetido contra los padres por llamar a la policía.

4.- Hace más de una década que en España no existe la libertad de expresión. De hecho ya hablé sobre ello en Perros de Guerra. Y hace nada Iker Jiménez incidió sobre el asunto de manera acertada —y necesaria—. Lo que tenemos es una dictadura de lo políticamente correcto y sólo en sus parámetros puedes ejercer la libertad de expresión.

5.- Esa libertad de expresión sólo se reclama para los de ramo dominante en Internet. Si no eres oficialmente del equipo, no puedes expresarte. O, al menos, no sin represalias. Un ejemplo maravilloso lo tenemos en Ada Colau. Pontificaba en estos términos sobre el asunto:

https://twitter.com/AdaColau/status/696088159701098496

Lo normal, lo que todos esperamos: es momento de quedar bien, que es lo que da votos. En cambio, sus políticas sobre la libertad de expresión a la hora de la verdad son un pelín diferentes.

6.- Otro argumento popular sobre el asunto es el que defiende la libertad de expresión en el campo del arte y la cultura. Pero resulta que eso tampoco es así. Sobran ejemplos.

Como vemos, la censura está muy bien según quien la lleve a cabo. Y podemos constatar lo que decíamos antes; la libertad de expresión es algo maravilloso si dices lo que yo. Y defenderé tu derecho a decir lo que yo sólo si eres de los míos.

7.- Por terminar con mi opinión. Yo no veo el delito, pero ni soy el fiscal, ni soy el juez. Tristemente sólo tengo mi opinión, que vale tanto como la de Ada Colau. Apañados estamos.

Actualizo el artículo con la opinión de Carolina Bescansa, nº 3 de Podemos. Ella tiene bien claro que la libertad de expresión se aplica si viene bien. Y al Ayuntamiento de Madrid, en este caso, no le viene bien.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en España, Libertades públicas, Política y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s